Blogs
Atrás

¿En qué me afecta el nuevo etiquetado de combustibles?

¿En qué me afecta el nuevo etiquetado de combustibles?

Desde el pasado 12 de octubre ha entrado en vigor en la Unión Europea una nueva normativa en el etiquetado de los combustibles, que ya es visible en las estaciones de repostaje de nuestro país.

Con el objetivo de homogeneizar la información que se ofrece al usuario, independientemente del país por el que se circule, esta normativa estandariza las nomenclaturas usadas para los combustibles fósiles. Además, esta nueva directiva de la Unión Europea está pensada para reducir paulatinamente la dependencia del petróleo, al introducir combustibles que contengan un porcentaje mayor de biodiesel o etanol.

La principal consecuencia de este cambio es que algunas variantes de diésel y gasolinas de 95 y 98 octanos han desaparecido o desaparecerán muy pronto del mercado.

 

¿Cómo se muestran desde ahora los combustibles?

Las nuevas etiquetas se guían por formas geométricas y nomenclaturas sencillas:

  • Gasolina: desde ahora, las etiquetas para la gasolina tienen forma circular y se acompañan de la letra E. Esta letra significa etanol y el número que la acompaña corresponde al % de etanol que incluye el combustible: hasta un 5% (E5), hasta un 10% (E10) o hasta un 85% (E85).
  • Diésel: las etiquetas para el diésel tienen forma cuadrada y se acompañan de la letra B y un número, que indica el % de biodiesel que incluye la mezcla, hasta un 7% (B7) o hasta un 10% (B10). También hay una nomenclatura específica para el diésel parafínico o sintético (XTL).
  • Combustibles gaseosos: las etiquetas para los gases tienen forma de rombo e incluyen diferentes alternativas, como H2 para el hidrógeno, CNG para el Gas Natural Comprimido, LPG para el Gas Licuado de Petróleo o LNG para el Gas Natural Licuado.

 

¿Cómo afecta este cambio a mi vehículo?

Todo vehículo (turismos, ciclomotores, motocicletas, vehículos comerciales, autobuses, autocares…) que se matricule a partir del 12 de octubre de 2018 irá acompañado de la etiqueta de combustible que le corresponda.

Por su parte, para los vehículos matriculados antes de esa fecha, el cambio en las etiquetas de los combustibles no va a suponer ningún cambio de hábito en el repostaje, pues el nuevo etiquetado es complementario al sistema anterior. Además, ambas nomenclaturas convivirán durante un tiempo en los surtidores, para permitirnos acostumbrarnos al cambio.

Para los vehículos que ya tienen varios años de antigüedad, lo más común será el uso del diésel B7 o la gasolina E5 o E10. Los modelos más recientes podrían también optar por el diésel XTL o la gasolina E85. En caso de duda, lo más recomendable es consultar la equivalencia, tanto al concesionario oficial como al propio personal de la gasolinera, ya que cada petrolera elige los biocomponentes de sus carburantes.

 

¿Cómo identifico el combustible que debo elegir?

Estas son las equivalencias de los combustibles comercializados por dos petroleras:

  • Cepsa:
    • Gasolina Star 95 ⇒ E5
    • Gasolina Optima 95 ⇒ E5
    • Gasolina Optima 98 ⇒ E10
    • Diésel Star ⇒ B7
    • Diésel Optima ⇒ B7
  • Repsol:
    • Gasolina Efitec 95 ⇒ E10
    • Gasolina Efitec 98 ⇒ E10
    • Diésel e+ ⇒ B7
    • Diésel e+10 ⇒ B7

La diferencia que existe entre las gasolinas E5 y E10 no está relacionada con su octanaje, sino al porcentaje de etanol de su composición.

 

¿Afecta el nuevo etiquetado a los coches eléctricos y los coches híbridos?

Sí, los usuarios de un vehículo híbrido o eléctrico deberán tener en cuenta el nuevo etiquetado al repostar. Además, en estos momentos se están diseñando nuevas etiquetas, similares a las que se acaban de presentar, para los vehículos eléctricos de baterías y su infraestructura de recarga.

 

Si quieres estar al día de todas las novedades referidas al mundo del automóvil no dudes en visitarnos en nuestros concesionarios oficiales QUADIS.