Blogs
Atrás

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok

Nuestro equipo de pruebas se ha puesto al volante de uno de los pick-ups más exclusivos del mercado, el Volkswagen Amarok Aventura, un coche que, aunque es poco conocido en nuestro país, va ganando adeptos, gracias en parte a la nueva instrucción que la DGT introdujo el pasado año, donde se estableció que estos vehículos podrán circular en igualdad de condiciones que un turismo (120km/h) por nuestras carreteras.

Esta noticia, fue bien recibida por aquellas marcas, que al igual que Volkswagen, ofrecen este tipo de coches como alternativa al emergente y aclamado mercado de los SUV, que cada vez tiene más clientes interesados, dada su versatilidad, prueba de ello ha sido el reciente lanzamiento del Mercedes Clase X, basado en el ya conocido y consolidado Nissan Navara.

Uso y concepto del Amarok

El Volkswagen Amarok, se presenta como un pick-up capaz de dar cabida a 5 ocupantes gracias a su doble cabina, así como una eficaz herramienta de trabajo que ofrece una capacidad de carga de hasta 985 kg (con las ballestas reformadas), ideal también, para los amantes de los deportes de aventura.

Las dimensiones del Amarok ya son una plena declaración de intenciones. Así que, con sus 5,2 metros de largo, 1,95 metros de ancho y una altura de 1,83 metros, es el enemigo número para conducir por la ciudad, siendo su hábitat natural las carreteras, la montaña o la nieve, ya que capacidad off-road no le falta.

El diseño del Amarok ofrece una vista imponente, robusta y poderosa. En el frontal destacan los cromados de la parrilla delantera, los de los faros bixenón que disponen además de una luz diurna LED, así como el paragolpes donde se integran a la perfección los faros antiniebla y unas generosas entradas de aire para refrigerar a su potente motor V6 y un protector en la parte más baja para el uso fuera del asfalto.

La vista lateral deja ver, más si cabe, la descomunal envergadura de esta mole, dónde sin duda lo más destacable son sus enormes pasos de rueda, que dan cabida a unas preciosas llantas Tuca de 20” calzadas con unos neumáticos en medidas 255/50/20 para los dos ejes. En la parte trasera, encontramos dos parachoques cromados ofreciendo así un buen acceso incluso para situar un escalón en medio, con lo que se facilita la carga de la bañera, ya que esta se encuentra a una altura de 780mm desde el suelo.

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok

Un interior para cinco ocupantes

La doble cabina del Volkswagen Amarok permite que puedan viajar cómodamente hasta 5 ocupantes en ella, siendo los asientos delanteros muy cómodos para cualquier situación, y los traseros bastante confortables, algo que es inusual en este tipo de vehículos ya que normalmente los respaldos de los asientos no son demasiado verticales.

Una de las mejores bazas de este pick-up, es su capacidad de carga, ya que es posible gracias a su distancia de 1.222mm entre pasos de ruedas, transportar un europalet dentro de una superficie total de carga de carga de 2,52 m2, una de las mayores con respecto a sus más directos competidores que bien podrían ser el Nissan Navara o el Mercedes Clase X. La compuerta para acceder a la caja trasera puede soportar un peso de hasta 200 kg y puede abrirse hasta un ángulo de 90o, por lo que es totalmente practicable, lo que facilita la entrada y salida de bultos.

Volkswagen ofrece diferentes opciones para cubrir la bañera, si es que no quieres dejarla completamente descubierta. Nuestra unidad de pruebas estaba equipada con una persiana de aluminio corredera, que dejaba cerrada completamente la parte trasera.

En el habitáculo encontramos un interior que respira aire de Volkswagen por los cuatro costados, aunque sin grandes lujos ni contemplaciones. En la versión Aventura del Amarok, podemos ver detalles exclusivos, como el volante multifunción o los asientos tapizado en cuero, siendo estos los detalles más premium que encontraremos.

El cuadro de mandos ofrece la información necesaria a través de dos esferas separadas por una pantalla multifunción plus, que hace a la vez de ordenador de a bordo. En el centro de la consola, encontramos la pantalla táctil de 6,33”, desde la que se maneja todo el sistema de infoentretenimiento, así como el audio, el teléfono y el sistema de navegación. Bajo esta, encontramos el sistema Climatronic, así como un generoso hueco porta objetos, y tras este, el selector del cambio, además de los botones para activar/desactivar el control de tracción, el control de descenso o la calefacción de los asientos delanteros.

El acceso a la parte trasera del Amarok es muy cómodo, gracias a que la apertura de las puertas traseras es bastante generosa lo que permite acceder con suma facilidad. Aquí, es posible que viajen hasta tres adultos, que disponen de espacio considerable para las piernas, o bien, pueden viajar dos niños anclados con sus sillitas en las plazas laterales que disponen de los anclajes Isofix. Los asientos para ganar capacidad de carga pueden abatirse hacia arriba en proporción 1/3 y 2/3, lo que te permite guardar cosas dentro del coche, sin tener que recurrir a utilizar como único maletero la zona de carga trasera, teniendo en cuenta, que cubrirla además es un opcional.

En lo que a equipamiento se refiere, el Volkswagen Amarok se ofrece con tres acabados diferentes (Trendline, Premium, Highline y Aventura) siendo la Aventura, al que ocupa esta prueba la que lleva un equipamiento más completo. Aquí podemos destacar los asientos delanteros ergoComfort con ajuste eléctrico, parrilla frontal específica, llantas de 20”, carcasas de los retrovisores cromados y pintados o los pilotos traseros oscurecidos entre otros elementos, así como los de serie comunes en las otras versiones como el climatizador automático de dos zonas, luz diurna LED, volante multifunción en piel, ordenador de a bordo, APP-Connect, sensor de lluvia y luces, amplificación electrónica de la voz, frenos de disco en las cuatro ruedas, el paquete cromado exterior, cámara posterior, radio DAB, sistema de navegación y pantalla táctil de 6,3” o los sensores de aparcamiento delantero y traseros, indispensable esto último para llevar a cabo maniobras de aparcamiento.

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok

Mecánica conocida e infalible

Bajo el capó delantero, encontramos un todo poderoso motor V6 de 3.0 litros TDI que desarrolla una potencia de 224 cv y que dispone de un par motor de 550 Nm disponible entre las 1.44 y las 2.750 rpm, lo que permite que el conjunto no solo se mueva con una increíble soltura, sino que además ofrezca unas recuperaciones de infarto, gracias a la perfecta simbiosis que lleva a cabo con la caja de cambios ZF de 8 relaciones y convertidor de par, así como al eficiente sistema de tracción permanente 4MOTION de Volkswagen, siendo el bloqueo mecánico del diferencial trasero opcional, algo que encontramos, debería de ser de serie en este coche dada su concepción y su posible uso fuera del asfalto.

Sus prestaciones son discretas, pero para tener en cuenta, ya que es capaz de lanzarse de 0 a 100 km/h en 8 segundos, teniendo la velocidad máxima en unos generosos 193 km/h. En lo que a consumos se refiere, este V6 tiene una cifra homologada de 8,1 litros a los 100 km, aunque es fácil sacar una media de 10,5 litros circulando a velocidad de crucero, mientras que si lo haces por carretera de montaña o fuera del asfalto esta cifra puede verse incrementada hasta los 14 o 15 litros.

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok

Su uso en carretera y fuera del asfalto

El comportamiento dinámico del Amarok Aventura sorprende y mucho, ya que, en autopista, es un turismo más, con el que puedes hacer kilómetros y kilómetros gozando de su comodidad en cualquiera de sus cinco plazas. En carretera, ofrece una nobleza increíble dadas sus medidas y su peso de 2.351 kg. Se mueve con mucha soltura, a vez que traza muy bien en zonas de curvas, eso sí, no le pidas trazadas perfectas ni demasiado rápidas pues la gravedad te puede jugar una mala pasada, aun así, ofrece una estabilidad y un paso por curva muy razonable para un coche de esta envergadura.

Uno de los elementos claves, para que la conducción del Amarok, se agradable y sobre todo fácil, es su sistema de dirección (Servotronic) eléctrica con asistencia variable en función de la velocidad, encargada de facilitar las maniobras a baja velocidad o en parado, a la vez que garantiza cuando conduces por carretera unos cambios de trayectoria rápidos y precisos.

El sistema de suspensión recurre a un eje rígido con ballestas y sin barra estabilizadora, lo que perjudica un poco, y sobre todo en uso off-road la comodidad de todo el conjunto, pero debemos tener en cuenta que este coche está optimizado y pensado para ofrecer capacidad de carga, así que, de forma opcional, se ofrece un sistema de ballestas reforzado, lo que permite ampliar la capacidad de carga hasta una masa máxima autorizada de 3.080 kg.

Su capacidad para uso off-road está avalada por sus cifras como como el ángulo de ataque de 29,5o, el de salida de 23,6o o el ventral de 23o, mientras que disponemos de una capacidad de vadeo de 500 mm o la capacidad de ascender por pendientes de hasta 45º y afrontar hasta una inclinación de 50º. Es como llevar un todo terreno que te invita a subir por dónde quieras.

Nuestra unidad de pruebas no estaba equipada con el bloqueo del diferencial trasero, por lo que no pudimos comprobar todo lo que nos hubiera gustado fuera del asfalto, limitando un poco en este caso la ascensión por alguna pendiente que nos encontramos por el camino. No obstante, hicimos nuestros pinitos, aprovechando que la lluvia dejó la zona por donde tuvimos ocasión de probarlo completamente enfangada, algo de agradecer, ya que nos permitió comprobar su magnífico sistema de tracción integral, capaz de sacarte de forma airosa de prácticamente cualquier situación, gracias al diferencial trasero tipo Torsen.

Lástima que tras el restyling que la marca llevó a cabo en 2015 el Amarok perdiera tanto la tracción trasera, así como la reductora, lo que facilitaría en gran medida el ascenso por pendientes de tierra suelta o nieve, aun así, os podemos asegurar que la capacidad de tracción que ofrece es brutal, limitada en algún caso solamente por el tamaño del Amarok.

En resumen, el Volkswagen Amarok Aventura nos ha parecido un pickup fascinante, con el que puedes ir a todos los sitios, disfrutando de una capacidad de carga que te permite su uso para trabajar, o bien, para lo que sean amantes de los deportes de aventura llevar todos los bártulos necesarios para poder pasar un fin de semana, esquiando, haciendo BTT, buceando o disfrutando del kitesurf, con un concepto que nada tiene que envidiar a un SUV de última generación.

QUADIS prueba el nuevo Volkswagen Amarok