Blogs
Atrás

El irrepetible Mercedes-Benz 190E EVO II cumple 30 años

El irrepetible Mercedes-Benz 190E EVO II cumple 30 años

Ya han pasado 30 años desde su presentación, pero sin duda, el Mercedes-Benz 190E EVO II se mantiene como todo un icono para una generación de aficionados.

Este espectacular modelo fue presentado en el Salón de Ginebra de 1990, donde sorprendió a todos los asistentes por sus proporciones robustas y musculosas, muy alejadas de la apariencia del Clase E del que derivaba. Y es que, en efecto, esta particular versión de la berlina alemana fue creada con el único objetivo de homologar la variante de competición que iba a participar en el Campeonato Alemán de Turismos (DTM).

Por ello, el modelo de serie fue reconvertido en una berlina deportiva de altas prestaciones “homologation special”, construyéndose únicamente 502 unidades y con un precio que equivaldría, a día de hoy, a unos 125.000€.

Una producción muy limitada, su estética de vehículo de competición y los éxitos deportivos logrados han hecho que el Mercedes-Benz 190E 2.5-16 EVO II haya alcanzado el status de icono para los aficionados al mundo del motor. Un coche que enamoró a todos los probadores de la época, por sus prestaciones y por ofrecer una conducción muy adictiva, donde destacaba su alto paso por curva y su comportamiento neutral y predecible, incluso al límite.

Jörg Abthoff, jefe de desarrollo avanzado de motores, junto con Rüdiger Herzog, Dag-Harald Hüttebräucker y Rudolf Thom, fueron los encargados de crear el motor M 102, de 2.5 litros y cuatro cilindros en línea, del 190E Evo II. Para la siguiente versión del Evo I redujeron la carrera y aumentaron el diámetro de los cilindros, modificaron el cigüeñal y los árboles de levas y redujeron también el peso de las bielas, logrando que el motor pudiese girar hasta a 7.700 rpm.

El trabajo de mejora del motor permitió pasar de los 195 CV iniciales a desarrollar una potencia de 235 CV. Así, el Mercedes 190E EVO II era capaz de alcanzar una velocidad punta de 250 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en solo 7,1 segundos. Y aunque las versiones de competición equipaban el mismo motor, sus modificaciones conseguían elevar la potencia hasta los 373 CV, siendo el último motor desarrollado por Mercedes-Benz para el DTM antes de que el departamento de competición AMG se encargara de ello.

La carrocería del EVO II también recibió un gran número de cambios que mejoraban el comportamiento del vehículo y su rendimiento aerodinámico. Con unos pasos de rueda más grandes para alojar sus llantas de 17 pulgadas y un chasis más rígido, el faldón delantero generaba hasta 21,3 kilos de apoyo y el enorme alerón trasero ajustable era capaz de aportar hasta 57,1 kilos de carga aerodinámica.

La variante de competición del modelo debutó en el circuito de Nürburgring, conocido como el Infierno Verde y uno de los trazados más famosos y peligrosos del planeta, el 16 de junio de 1990, y la primera victoria llegaría solo un par de meses más tarde, el 5 de agosto de 1990.

A partir de ahí, en 1991 los coches de la marca de Stuttgart lograron el subcampeonato, y 1992 se convirtió en su gran año, ganando el campeonato de pilotos a manos de Klaus Ludwig, seguido en la clasificación por otros dos pilotos de la marca de la estrella, Kurt Thiim y Bernd Schneider.

Ya en 1993, en la que sería su última temporada en el DTM, el modelo cerró su exitosa carrera con un nuevo subcampeonato. Para entonces, el 190E EVO II ya se había convertido en uno de los coches más admirados no solo en Alemania, también en el resto del continente.

 

Podrás descubrir los modelos más deportivos de Mercedes-Benz en nuestros concesionarios oficiales Autolica, Cars Barcelona, MB Motors y Autolica Tarragona.