05/02/2024
3 min.
21
120
Analizamos las tendencias para pronosticar el futuro.
Índice de contenidos del artículo Índice del artículo
Mostrar

Estamos en un momento histórico de cambio. Todos los fabricantes apuestan cada vez más por ofrecer sistemas de propulsión electrificados en sus nuevos modelos. Y muchos conductores tienen dudas sobre cuál va a ser la tecnología mayoritaria en un futuro.

En este artículo analizamos las tendencias para pronosticar cuál va a ser la evolución de la industria de la automoción en los próximos seis años, de aquí a 2030.

Los coches 100% eléctricos bajarán de precio para popularizarse

En Europa, por ley, los vehículos eléctricos deberán suponer el 40% de las ventas de los fabricantes en 2030. Este es uno de los motivos que explican por qué todas las marcas se están volcando con esta tecnología. Y para lograr esta penetración en el mercado va a ser inevitable que se produzca una bajada en los precios.

Muchas marcas se han unido en alianzas para desarrollar conjuntamente vehículos eléctricos a precios competitivos. Compartiendo plataformas extremadamente versátiles, grupos propulsores y tecnologías de batería como las baterías de hierro-fosfato.

Se aproximan cambios en la tecnología híbrida enchufable

La híbrida enchufable o PHEV es una de las tecnologías más exitosas en la actualidad. Sus baterías tienen cada vez mayor capacidad y en paralelo aumenta también su autonomía 100% eléctrica. Sin embargo, este crecimiento no podrá ser ilimitado y empresas de análisis de mercado como Deloitte vaticinan que, aunque en los próximos años seguirán subiendo las ventas de este tipo de vehículos, el crecimiento se irá ralentizando paulatinamente.

Es posible que en los próximos años vivamos una mutación en los coches de tecnología PHEV, que pasarán de ser coches de combustión y grandes baterías a ser coches eléctricos con una gran batería y un pequeño motor de combustión que les permita no depender de la infraestructura de recarga.

La incógnita del hidrógeno

Marcas como Hyundai, Honda u Opel ya apuestan por la pila de hidrógeno como sistema de propulsión de vehículos y tienen en el mercado modelos con esta tecnología.

Las ventajas del hidrógeno son muchas:

  • Se puede producir a partir de electricidad producida con fuentes renovables;
  • Se puede almacenar con relativa facilidad;
  • Contiene mucha energía;
  • El repostaje es muy rápido;
  • El funcionamiento de la pila de hidrógeno sólo emite vapor de agua.

Sus inconvenientes son principalmente dos. Por un lado, el hidrógeno es muy liviano y ocupa mucho espacio en su almacenamiento. Por el otro, las pilas de hidrógeno son todavía muy caras de producir. Pero este último problema se podría solventar con la producción a gran escala.

Los motores de combustión se encarecerán

A la gasolina y el diésel les quedan muchos años de vida por delante. Al ritmo de venta actual, si a partir de hoy sólo se vendieran coches eléctricos en España, en 2034 casi el 70% de los coches seguirían utilizando los combustibles fósiles.

Sin embargo, los modelos de combustión nuevos van a encarecerse paulatinamente y acabarán superando en PVP a las motorizaciones eléctricas. A largo plazo, la gasolina quedará relegada a modelos deportivos muy prestacionales.

Si quieres estar al tanto de todas las novedades, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookYouTubeInstagramLinkedIn y TikTok.

Pon una valoración a este artículo.

¡Tu valoración nos ayuda a mejorar los contenidos que ofrecemos!

Más temáticas del blog de QUADIS

¿Ya estás suscrito a nuestra newsletter?

Entérate de promociones,novedades,noticias... ¡Y mucho más!