Blogs
Atrás

Las increíbles hazañas de los Bentley Boys

Las increíbles hazañas de los Bentley Boys

Era otra época. Los Bentley Boys fueron un grupo de pilotos amateurs que, en la época más heroica de la automoción, derrocharon velocidad y glamour dentro y fuera de la pista. Su objetivo era únicamente el orgullo de la victoria y la emoción de la carrera. Playboys, pilotos y aventureros que alcanzaron fama mundial por sus victorias y su estilo de vida durante los años 20 y 30 del siglo pasado, dominaron Le Mans con cinco victorias en solo siete años, gracias a los míticos bólidos de carreras desarrollados por Bentley.

 

John Duff

A diferencia del resto de los Bentley Boys, Duff no era extraordinariamente rico, y corría con el objetivo de poner en marcha su propio concesionario. Pero su valentía y resistencia eran legendarias. ¡En 1922 pilotó un Bentley 3 Litros en solitario durante dos días consecutivos a una velocidad media de casi 145 km/h! En 1924, junto a Frank Clement, piloto de pruebas y carreras de la marca, se adjudicó la segunda edición de las 24 Horas de Le Mans al volante del 3 Litros. Fue la primera victoria en la prueba francesa para la marca británica.

 

Dudley Benjafield

El doctor Dudley Benjafield era un médico que competía por diversión. Debutó en Le Mans en 1925 con un Bentley 3 Litros, y disputó la carrera francesa todos los años hasta 1930. Destacaba por su regularidad y, junto a Sammy Davis, consiguió en 1927 la victoria más celebrada de Bentley, después de que un accidente masivo eliminase al resto de coches de la marca de la competición.

Aquel triunfo se celebró en el exclusivo hotel Savoy, y el invitado de honor fue el vehículo vencedor, que sería conocido como Old Nº7 y que presidió la velada todavía sucio después de la dura carrera.

 

Woolf Barnato

Propietario de una gran fortuna procedente de sus negocios con los diamantes de Sudáfrica, Barnato era un deportista completo especialmente dotado para el automovilismo. Compró una parte mayoritaria de Bentley y fue el corazón detrás de la apuesta decidida de la marca por la competición.

Barnato ganó tres veces seguidas en Le Mans: en 1928, 1929 y 1930. La carrera de 1928 fue especialmente emocionante cuando en la última vuelta rompió el chasis y el radiador, teniendo que cruzar la línea de meta con la aguja de la temperatura al límite.

 

Glen Kidston

Junto a Barnato, ganó Le Mans en el año 1930, la última victoria de la época gloriosa de Bentley. Kidston era un superviviente nato. Como comandante lugarteniente de la Royal Navy sobrevivió a dos ataques de torpedo, logró escapar después de que su submarino quedase anclado en el lecho marino y fuera dado por perdido, y fue el único superviviente de un accidente de aviación comercial.

 

Tim Birkin

Con su bufanda de topos y su fino bigote, era la quintaesencia del deportista gentleman británico. Obsesionado con la velocidad, Tim Birkin había sido piloto de combate y la vida después de la Primera Guerra Mundial le parecía un poco aburrida.

Corrió varias competiciones con un 4.4 Litros antes de lograr convencer a la rica heredera Dorothy Paget para que financiase un equipo independiente de Bentleys 4.4 litros superpreparados, que serían conocidos como los Blowers. Estos coches eran demasiado delicados para las carreras de resistencia, pero imbatibles en los sprints cuando los conducía Birkin.

Bentley regresó a Le Mans 70 años después de aquellas victorias, alzándose de nuevo con el triunfo en 2003.

 

Descubre en Cars Gallery la mayor oferta de vehículos Bentley nuevos y de ocasión del país.

 

Imágenes: bentleymotors.com, wikipedia.org, motor.es, primotipo.com, speeddoctor.net, pinterest.com.