05/03/2018
4 min.
21
120
Muchos están pagando auténticas fortunas por este Grupo B de calle.

El Peugeot 205 Turbo 16 es uno de los coches de calle más fascinantes de nuestro tiempo. Diseñado a principios de los años 80 para permitir la homologación de la versión de competición en los tiempos de los Grupo B, el 205 Turbo 16 era prácticamente un prototipo de carreras autorizado a circular, atesorando una mecánica y prestaciones de primer nivel y unas innovaciones que aprovechaban al máximo el reglamento de la época.

200 unidades fueron fabricadas de este modelo con apariencia de compacto, pero que escondía en su interior las mejores armas desarrolladas por Peugeot Sport, con Jean Todt a la cabeza, para derrotar a la todopoderosa Audi y su Audi Quattro.

Así, el coche incorporaba un chasis tubular, tracción a las cuatro ruedas y un motor turboalimentado… ¡situado en posición central transversal! Esto significa que su disposición era de biplaza, ya que el espacio para la banqueta de asientos trasera se convertía en el habitáculo reservado a un propulsor de 4 cilindros en línea, 16 válvulas, doble árbol de levas y turbocompresor KKK. Además, en el espacio del capó delantero apenas había sitio para alojar la rueda de repuesto, mientras que bajo los asientos se situó el depósito de 110 litros de combustible.

Estos eran los datos de rendimiento del Peugeot 205 Turbo 16 de calle:

  • Potencia: 200 CV a 6750 rpm.
  • Peso: 1.210 kg.
  • Caja de cambios: manual de 5 velocidades.
  • Aceleración 0-100 km/h: 6 segundos.
  • Velocidad máxima: 210 km/h.

La apuesta de Peugeot Sport fue más que acertada, ya que entre los años 1984 y 1986, la marca del león logró 16 victorias y 2 títulos mundiales, con unos vehículos que tuvieron dos evoluciones y llegaron a alcanzar los 500 CV de potencia.

Además, al prohibirse la normativa de los Grupo B de cara a 1987, el proyecto fue reconvertido y los 205 Turbo 16 pasaron a triunfar tanto en la arena del Rally Dakar como en la más famosa subida de montaña del mundo, el Pikes Peak (Estados Unidos).

Con estos atributos y un precio de venta que algunas fuentes apuntan a que era inferior al coste de fabricación, es lógico entender por qué las unidades de calle del Peugeot 205 Turbo 16 se han convertido, treinta años después, en una de las piezas de coleccionismo más codiciadas.

Valga como ejemplo la unidad 189, adquirida por un particular belga en el año 1984, que este mes de marzo será subastada en el marco del Concurso de Elegancia de Amelia Island (Florida). El modelo atesora un perfecto estado de mantenimiento y 48.000 kilómetros recorridos, algo que está previsto que catapulte sus precios hasta los 200.000€.

Pero aun existe una versión más exclusiva y cotizada del modelo, ya que aunque originalmente este solo se ofrecía en color Gris Antracita, cuatro de las 200 unidades salieron de la fábrica de Peugeot en color blanco, cuyos afortunados propietarios eran cuatro personas clave para la marca en aquel momento: Jean Todt (director de Peugeot Sport), André de Cortanze (director técnico), Jean Boillot, presidente de la marca y Didier Pironi, piloto y representante de Peugeot.

En este caso, la exclusividad y "pedigrí" de estas unidades es tal que su precio supera fácilmente los 300.000€, como se pudo comprobar el año pasado con la subasta del modelo que perteneció a André de Cortanze.

No cabe duda que, sin saberlo, los responsables del 205 T16 desarrollaron uno de los coches más deseados de la industria automovilística francesa.

Imágenes: RM Sotheby’s, actualidadmotor.com, taringa.net, autobild.es, wallpaperup.com

 

Podréis descubrir más historias del motor visitando el Facebook de QUADIS.

Pon una valoración a este artículo.

¡Tu valoración nos ayuda a mejorar los contenidos que ofrecemos!

Descubre la gama de vehículos Peugeot

Conocer

¿Quieres ver todos los Peugeot en stock?

Ver vehículos

Más temáticas del blog de QUADIS

¿Ya estás suscrito a nuestra newsletter?

Entérate de promociones,novedades,noticias... ¡Y mucho más!