23/07/2019
9 min.
21
120
Entrevistamos a Lluís Soler, Consejero Delegado de QUADIS.

Implementar las nuevas tecnologías sin perder de vista la esencia de la empresa y mirar al futuro con optimismo son dos de las máximas que Lluís Soler, consejero delegado de QUADIS, tiene como objetivos prioritarios.

Entrevista a Lluís Soler, Consejero Delegado de QUADIS

Amante de la conducción relajada, Lluís Soler, consejero delegado de QUADIS, disfruta conduciendo en cualquier tipo de vía, “salvo en ciudad, es pesado”, y asegura que viajar en coche siempre es una gran experiencia si se hace con la compañía adecuada. Los cambios tecnológicos que está viviendo nuestra sociedad en los últimos tiempos nos obligan a adaptarnos a ellos de forma rápida y constante. Y el sector del automóvil no es ajeno a esa evolución. Por eso, Lluís Soler tiene por objetivo dotar a la empresa de los últimos avances tecnológicos sin perder de vista la esencia que ha llevado a QUADIS a ser la mayor red de concesionarios oficiales y talleres de automóviles de España. Esto es, contando con el mejor equipo humano y pensando siempre en el cliente.

¿Cuál es tu coche favorito?

Ja, ja, ja, pregunta demasiado indiscreta…

¿Cómo representa QUADIS a 29 marcas distintas atendiendo a sus necesidades y especificidades?

Tener una cultura propia fuerte y también flexible y adaptable a las exigencias de cada marca es una peculiaridad de nuestro sector y no es un reto fácil, pero hacerlo bien tiene sentido y nos sentimos orgullosos de conseguirlo. Nuestros equipos se sienten muy identificados con la marca que representan y, al mismo tiempo, siempre ofrecen un plus de orientación al cliente.

¿Está viviendo el sector del automóvil una revolución tecnológica?

Sin duda. Por un lado, está la digitalización, que es una realidad en auge; por otro, tenemos la electrificación, otro cambio tecnológico muy importante que está empezando a producirse; y finalmente está, o vendrá, ya que se antoja más lejano, el coche autónomo, la inteligencia artificial. Quizá sea el cambio más radical, aunque todos lo son de un modo u otro. Eso sí, tanto la tecnología como las personas necesitaremos más tiempo del que se dice para que los cambios se produzcan y se asienten.

¿Seremos capaces de cumplir con las futuras normas europeas sobre emisiones?

Va a ser difícil. No se está dando tiempo suficiente para que los fabricantes lleven al mercado la gama necesaria de vehículos que cumplan normativas y se desarrollen infraestructuras de carga. Los ciudadanos también necesitan tiempo para cambiar su mindset.

Hay una obsesión por optimizar a toda velocidad el mix de venta, cuando el verdadero reto de las emisiones es la renovación del parque antiguo. Cambiando un coche viejo por uno nuevo, ya sea eléctrico, híbrido, gasolina o diésel, se contribuye enormemente a la mejora medioambiental. Las administraciones deberían focalizarse en esto; los mensajes alarmistas y poco veraces que se han lanzado han creado confusión y han provocado que los propietarios de coches antiguos duden y sigan posponiendo la renovación de estos coches tan polucionantes.

¿De qué depende su viabilidad?

Los coches eléctricos existen, están en el mercado, pero ahora son una excepción. Para ser una realidad masiva deben tener un precio asumible, y no ser menos funcional que un coche de gasolina. Si no es así, la gente no lo comprará. Los fabricantes están invirtiendo miles de millones en ello y, en poco tiempo, deberían conseguirlo. Otro aspecto es la red de carga, que llegará en cuanto los fabricantes pongan los coches en el mercado. Entonces, lo demás evolucionará bastante rápido. Seguro.

¿Qué papel jugarán las alianzas entre los grandes grupos de fabricantes para el desarrollo del coche eléctrico?

Desarrollar esta nueva tecnología supone una inversión muy alta y muy restrictiva. Es un riesgo muy elevado. Los fabricantes que sean capaces de hacerlo solos pueden conseguir una posición dominante. Es una carrera tecnológica en toda regla que sin duda va a sacar lo mejor de nuestro sector.  ¡Nosotros vemos lo que están preparando nuestras marcas y es muy ilusionante!

Entrevista a Lluís Soler, Consejero Delegado de QUADIS

En cuanto a la conducción autónoma, ¿cómo ve al pasajero del futuro?

Esto lo podrían contestar mejor los que desarrollan los coches, aunque sí puedo decir que está bastante más avanzada de lo que la gente cree. Hoy en día muchos coches ya aparcan solos o frenan para evitar un accidente; en los próximos años veremos muchas más funcionalidades de este tipo que mejoraran enormemente la experiencia de conducción y la seguridad.

El grado 5, que es la autonomía total, dará más valor al tiempo de desplazamiento ya que podremos hacer lo que nos plazca, pero plantea muchos retos de fiabilidad, legalidad y seguridad informática que no permiten prever que sea una realidad ni a corto ni a medio plazo. Y no olvidemos que el cliente manda: habrá que ver cuáles son sus preferencias.

¿Qué ventajas aporta la conectividad?

Infinitas. Eso está clarísimo. Por ejemplo, en el momento en que el coche sea otra consola, lo cual está a punto de suceder con la llave electrónica, el coche nos informará de sus necesidades al momento y podremos reaccionar antes y mejor. Pero va mucho más allá, al abrirse con un código por ejemplo, permite convertir en coche en un punto de entrega de paquetería o ser susceptible de ser alquilado o prestado. El coche conectado permite unir muchos procesos físicos y virtuales y cambiar el modo en que hacemos muchas cosas aportando eficiencia, comodidad, funcionalidad… ¡hay posibilidades ilimitadas!

QUADIS lleva ya 79 años de existencia, ¿cómo ha sobrevivido tanto tiempo?

Se han vivido muchos cambios y dificultades, pero quizás las constantes hayan sido mucho trabajo, una fuerte cultura de enfoque al cliente y gente muy buena en cada época. Estos valores nos siguen guiando hoy. Al margen de esto, creo que la empresa tuvo suerte: mi abuelo fue un emprendedor de libro que supo apostar por el sector adecuado y mi padre es un empresario también de libro que ha sabido entender muy bien el negocio. A mis hermanos y a mí nos ha tocado una “buena” crisis para empezar, y lo que nos viene por delante será movido. Es un reto que solo se puede afrontar con humildad e ilusión.

¿Cómo afectarán los cambios tecnológicos a la red de concesionarios QUADIS?

Algunos ya están impactando. La digitalización, por ejemplo, y no solo a nuestra red y a nuestro sector, sino a todos. Ya estamos cambiando nuestro procesos internos, utilizando la conectividad para hacerlos más eficientes, y también nuestra forma de comunicarnos con nuestros clientes, que demandan una comunicación multicanal. En cuanto al coche eléctrico, aún es pronto para hablar de ello, porque no es una realidad de mercado, aunque en breve lo será. En este sentido, va a provocar una enorme renovación del parque, con lo cual vamos a vender muchos más coches. En primera instancia será positivo para la distribución, y, en segunda, tendrá un impacto más relevante, ya que la posventa va a cambiar muchísimo. A los coches eléctricos no hay que cambiarles el aceite por ejemplo, los mantenimientos van a ser muy distintos y los servicios que vamos a ofrecer, también. Finalmente, la tercera tecnología, el coche autónomo, va a cambiarlo todo de manera radical. Estamos analizando cómo nos va a afectar y cómo lo vamos a utilizar de una forma positiva para el sector y los clientes.

¿Cómo afronta QUADIS estos cambios?

Somos la parte final de la cadena y podemos prever cómo nos van llegando las olas.  Por un lado, intentamos estar muy informados y trabajar, codo con codo, con los fabricantes. Actualmente, formamos parte de varios proyectos con fabricantes a nivel europeo para definir cómo tiene que evolucionar el nuevo formato de distribución, lo que nos da una información muy útil, no solo de cómo va a ser, sino también de cuándo van a darse esos cambios. Ese cuándo es muy importante para nosotros, ya que nos permite decidir si hoy tiene sentido una inversión o no. Por otro lado, la tecnología va a reforzar nuestras máximas de trabajo: cliente y equipo. Tenemos muchas iniciativas transversales para aprovechar las nuevas tecnologías a medida que son implementables. En este sentido, hemos reforzado mucho las áreas de marketing digital y los equipos de procesos y de sistemas para evolucionar y ser de los que mejor lo hacen en cada momento. Intentamos inocular el virus de la innovación en todos los equipos, porque las mejores ideas suelen estar dentro de las compañías.

¿Cómo van las ventas de QUADIS?

Un concesionario nunca te dirá que le va bien... ¡Si el fabricante se entera, sube el objetivo! Pero lo cierto es que después de siete años muy duros llevamos dos razonablemente buenos. ¡Ya tocaba!

¿La crisis está olvidada en el sector?

No debería. Hemos aprendido mucho de ella y no se nos puede olvidar. Sería un error, pero es cierto que estamos en una fase muy distinta, de crecimiento, de invertir mucho y de contratar gente. Una fase mucho más bonita en la que debemos fortalecernos y prepararnos para un futuro distinto.

Entrevista a Lluís Soler, Consejero Delegado de QUADIS

Texto: Carlos Rufas ~ Fotos: Flaminia Pelazzi

 

Pon una valoración a este artículo.

¡Tu valoración nos ayuda a mejorar los contenidos que ofrecemos!

Más temáticas del blog de QUADIS

¿Ya estás suscrito a nuestra newsletter?

Entérate de promociones,novedades,noticias... ¡Y mucho más!