04/08/2020
5 min.
21
120
Las tecnologías avanzadas aplicadas a la conducción que revolucionan el mundo del motor.

En los últimos años, la continua innovación de los fabricantes de vehículos ha llevado a la calle innovaciones que hasta hace poco parecían ciencia ficción. Los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS por sus siglas en inglés), no solo facilitan en gran medida la vida del conductor sino que además ayudan a reducir significativamente el número de accidentes de tráfico, heridos y víctimas. No hay que olvidar que el error humano es el origen del 95% de los siniestros.

Precisamente es con el objetivo de reducir al máximo el número de muertes en la carretera que la Unión Europea ha puesto en marcha un plan progresivo para la implantación obligatoria de un paquete de sistemas de seguridad en todos los nuevos modelos de turismos y furgonetas ligeras. Las perspectivas son muy optimistas: se estima que con la implantación de estos sistemas ADAS se pueden evitar 25.000 muertes y unos 140.000 heridos graves en un período de quince años, entre 2022 y  2038.

Los sistemas de seguridad que serán obligatorios a partir de 2022

Estos son algunos de los más de 30 sistemas avanzados de asistencia a la conducción que se implantarán paulatinamente a partir de mayo de 2022. Algunos de ellos ya están muy extendidos, otros dejarán de considerarse equipamiento opcional para pasar a formar parte de las opciones básicas de los modelos.

•       Detección o avisador de ángulo muerto. Alerta si un vehículo nos va a adelantar, avisándonos con una luz en el espejo retrovisor derecho o izquierdo.

•       Alerta sobre tráfico cruzado. Gracias a la cámara trasera, en las maniobras de marcha atrás y estacionamiento este sistema avisa al conductor si hay vehículos o peatones cruzando por detrás.

•       Sistema de cambio involuntario de carril. Es uno de los más extendidos. Mediante sensores infrarrojos o cámaras, lee continuamente las marcas viales de la carretera. Si se produce un cambio de carril sin utilizar los intermitentes, el sistema entiende que el cambio ha sido involuntario y alerta de diferentes formas al conductor: señal luminosa en el cuadro de instrumentos, vibración del asiento o el volante, señal acústica…

•       Control de crucero adaptativo. El vehículo mide y mantiene continuamente la distancia con el vehículo que nos precede, frenando si nos aproximamos demasiado a él.

 

•       Freno autónomo de emergencia. Cuando el vehículo que nos precede realiza una frenada brusca o por el contrario hemos perdido la atención de la conducción por algún motivo, este sistema pone en funcionamiento el sistema de frenos, llegando a detener  el vehículo o a reducir su velocidad bruscamente. Algunos modelos también activan los intermitentes de emergencia para alertar a los vehículos que circulan detrás nuestro.

•       Limitador de velocidad con reconocimiento de señales. Reconoce los límites de velocidad existentes en las carreteras y adapta a ellos la velocidad del coche.

•       Detector de somnolencia y sistemas de reconocimiento y prevención de distracciones. Una serie de sensores monitorizan el comportamiento de los ojos y activan una señal sonora en caso de detectar signos claros de somnolencia o distracción en el conductor.

•       Sistema de detección de peatones y freno autónomo. En caso de situación de emergencia, el coche frena y avisa al conductor mediante una señal acústica y otra visual que se reproduce en el cuadro de instrumentos o en el head-up display. Con esto se consigue evitar el atropello.

•       Avisos de cinturón para las plazas traseras. En el caso de los asientos del piloto y copiloto es un sistema presente en casi todos los coches actuales. A partir de 2022, también será obligatorio su incorporación en las plazas traseras.

•       Bloqueo del vehículo con alcoholímetro. Es uno de los sistemas más innovadores, y consiste en la instalación de un alcoholímetro antiarranque que el conductor debe soplar antes de poner en marcha el coche. De momento no está prevista su instalación obligatoria en los coches, puesto que está pensado para casos de infractores reincidentes, pero los nuevos modelos de coches deberán estar preparados para incorporarlo en caso de necesidad.

•       Sensores de aparcamiento. Detectan los obstáculos y alertan con un pitido del riesgo de chocar contra ellos.

•       Caja negra. Este dispositivo se encargará de registrar y almacenar todos los datos críticos del vehículo relacionados con una colisión. El objetivo es conservar toda la información para poder analizar qué ha sucedido exactamente justo antes, durante y después del accidente.

 

¿Cuándo se implementarán estos sistemas de seguridad?

La implementación obligatoria de estos sistemas de seguridad ADAS será paulatina y se llevará a cabo en tres fases durante un periodo de seis años.

En mayo de 2022 todos los vehículos deberán incluir el limitador de velocidad, el alcoholímetro, el detector de somnolencia, el sistema de mantenimiento de carril, el control de tráfico cruzado en la marcha atrás, la alerta de frenada de emergencia y la protección añadida en el lateral.

 

Pon una valoración a este artículo.

¡Tu valoración nos ayuda a mejorar los contenidos que ofrecemos!

Más temáticas del blog de QUADIS

¿Ya estás suscrito a nuestra newsletter?

Entérate de promociones,novedades,noticias... ¡Y mucho más!