Blogs
Atrás

¿Logrará un Volkswagen eléctrico batir el récord del Pikes Peak?

¿Logrará un Volkswagen eléctrico batir el récord del Pikes Peak?

El próximo domingo 24 de junio será el día más importante del año para el departamento de competición de Volkswagen. Y es que Volkswagen Motorsport ha decidido que 2018 era el momento para demostrar hasta qué punto son capaces de llegar los vehículos eléctricos de la marca de Wolfsburgo, participando en la subida al Pikes Peak.

Este evento tiene lugar a los pies de las espectaculares Montañas Rocosas, cerca de la ciudad de Colorado Springs, y es ampliamente reconocido como la subida en cuesta más importante del mundo. 19,99 kilómetros, 156 curvas y una ascensión de 1.440 metros son cada año el escenario de épicas batallas contra el crono, en el que es uno de los eventos automovilísticos que más interés generan entre los aficionados.

Lo cierto es que, desde al año 2013, han sido muchos los grandes fabricantes y también los pequeños preparadores que han intentado acercarse al registro logrado aquel año por Sébastien Loeb. Con un estratosférico tiempo de 8:13.878, Loeb se alzó con el récord absoluto de la prueba al volante del Peugeot 208 T16, un coche desarrollado en exclusiva para el Pikes Peak y que se acompañaba de un propulsor V6 gasolina biturbo de casi 900 CV.

Pero los tiempos cambian, y el automovilismo lo hace con ellos. De hecho, las condiciones del Pikes Peak (con la salida a 2.900 metros de altura y la llegada a 4.300 metros sobre el nivel del mar), lo hacen un evento ideal para demostrar que los coches eléctricos pueden estar al nivel de los vehículos de combustión, especialmente en un terreno donde la baja presión de aire debido a la altitud disminuye el rendimiento de los coches térmicos.

En este contexto, Volkswagen participará en esta edición con el poderoso Volkswagen I.D. R Pikes Peak, un coche que es además el primer vehículo 100% eléctrico de competición de la marca. El experimentado piloto francés Romain Dumas, tricampeón de esta prueba, será el encargado de pilotar un modelo que, gracias a una diseño excepcional, genera más carga aerodinámica que su propio peso.

Movido por dos motores eléctricos, el modelo genera 500 kW de potencia (680 CV) para un peso inferior a los 1.100 kilos, piloto incluido. Esto ha sido todo un reto para los ingenieros de la marca, ya que en el caso de los coches eléctricos, más potencia equivale a más peso debido a las baterías, por lo que durante el desarrollo se ha intentado buscar el equilibrio entre ambos campos.

El chasis y los componentes aerodinámicos del modelo están compuestos de fibra de carbono y kevlar, con la estructura de seguridad y otros elementos en acero y aluminio.

El objetivo que se ha marcado Volkswagen Motorsport es romper el récord del Pikes Peak en la clase de prototipos eléctricos, que actualmente está en 8:57.118 minutos. Pero tanto los medios expertos como las primeras pruebas que ya se están llevando a cabo dejan entrever las posibilidades reales de que el I.D. R Pikes Peak sea capaz de acercarse al récord absoluto de la carrera.

De hecho, en los primeros entrenos de cara a la prueba, ya se comenta que Dumas está rodando incluso por debajo de los tiempos de Loeb en algún sector. Se presenta una oportunidad única para que Volkswagen pueda demostrar al mundo entero el potencial de la propulsión eléctrica.

Descubre aquí la futura gama eléctrica de Volkswagen, que será una realidad muy pronto.