El mundo de la competición en todas sus variantes siempre ha sido el banco de pruebas en el que Audi ha desarrollado las innovadoras tecnologías con las que después se distinguen sus coches de calle.

Haciendo honor a su slogan, “A la Vanguardia de la Técnica”, la marca de los cuatro aros nunca se ha conformado con seguir el camino establecido. En este artículo repasamos cuatro momentos en los que esta apuesta por la innovación ha desafiado los límites de la técnica en competición.

 

Tracción quattro: la tecnología 4x4 que revolucionó los rallies

La tracción quattro es todo un icono de Audi, y su origen también proviene del mundo de las carreras. En este caso, de los rallies.

Cuando Audi empezó a desarrollar el sistema quattro, la tracción a las cuatro ruedas no se utilizaba en los rallies. Esta tecnología se consideraba demasiado pesada y poco fiable ante las exigencias de este tipo de competición. Sin embargo, la apuesta de la firma alemana por la tracción total pronto se demostró un éxito. En su segunda temporada, en 1982, Audi ya ganó el campeonato de marcas. En 1983 el finlandés Hannu Mikkola logró el título de pilotos, y en 1984 marca y piloto consiguieron el doblete, en esta ocasión con el sueco Stig Blomqvist al volante.

El dominio de los Audi TDI en Le Mans

Audi ya había ganado en cinco ocasiones las 24 Horas de Le Mans, pero la victoria de 2006 fue muy especial, porque con ella demostró que era posible vencer la mítica prueba francesa con un coche de motor diésel.

Propulsado por un V12 biturbo TDI de 650 CV y más de 1.100 Nm, el Audi R10 TDI no solo fue el coche más rápido de la carrera, sino que también registró el consumo de combustible más bajo. Fue el primer coche en completar 16 vueltas sin repostar.

Y esto fue solo el principio, porque Audi marcó una era en Le Mans con sus coches diésel. En total, los prototipos Audi TDI ganaron ocho veces entre 2006 y 2014.

La primera victoria de un híbrido en Le Mans

El legado pionero de Audi en Le Mans no se limita a su exitosa tecnología diésel. En 2012 el Audi R18 e-tron quattro se convirtió en el primer prototipo híbrido que se hacía con la victoria en la ronda francesa. Un logro que repetiría en los dos años siguientes.

El Audi R18 e-tron quattro montaba un motor TDI complementado con una unidad motor-generador en el eje delantero y una batería capaz de proporcionar puntualmente hasta 170 KW de potencia.

La primera victoria de etapa de un coche electrificado en el Dakar

Lo hemos visto hace pocos días. Tres etapas les han bastado a Carlos Sainz y al RS Q e-tron para demostrar que el proyecto Audi de ganar el Rally Dakar con un coche electrificado en un futuro cercano va muy en serio.

En el Audi RS Q e-tron, un motor TFSI procedente del DTM actúa como un convertidor de energía que recarga la batería de alto voltaje que alimenta los motores eléctricos. Tanto el eje delantero como el trasero emplean una unidad motor-generador. Alcanza una potencia máxima de 500 KW (680 CV), pero el reglamento obliga a limitarla a 288 KW. La batería de iones de litio tiene 52 kWh de capacidad y un peso de 370 kilos.

Visítanos en nuestros concesionarios oficiales Audi, Motorsol y Marzá, y descubre todas las novedades de la marca.