Cómo conducir un coche eléctrico alargando al máximo su autonomía

El estilo de conducción es clave a la hora de alargar al máximo la autonomía de un vehículo eléctrico. Incluso en los modelos con más autonomía, conducir de modo eficiente es la clave para lograr alcanzar todo su potencial. Al final es lo mismo que con un coche de combustión: todos queremos que cada depósito dure lo máximo posible para ahorrar en combustible.

En este artículo te ayudamos a llegar más lejos con cada recarga dándote algunos consejos y buenas prácticas que puedes adoptar en tu rutina de conducción.

8 consejos para alargar la autonomía de un coche eléctrico

  • Prioriza los trayectos por ciudad. Los coches eléctricos funcionan al contrario que los de combustión: son más eficientes en ciudad y consumen más en carretera y autopista. En circulación urbana su autonomía se alarga considerablemente, y por este motivo cada vez más fabricantes especifican en su ficha técnica no solo la autonomía total en ciclo WLTP, sino también la autonomía concreta en conducción exclusivamente por ciudad. Por el contrario, los sistemas propulsores eléctricos son menos eficientes a altas velocidades.
  • Intenta mantener una velocidad constante y no demasiado elevada. Conducir de manera agresiva o con fuertes aceleraciones influye notablemente en el consumo de electricidad del vehículo. En este sentido es exactamente igual que un coche con motor de combustión.

  • Climatiza el interior antes de emprender la marcha, mientras se encuentra conectado a la red efectuando una recarga. De esta manera evitas gastar la energía acumulada en las baterías y además ganarás en confort, puesto que cuando entres en él ya te encontrarás el habitáculo a la temperatura seleccionada.
  • Racionaliza el uso de la climatización, la iluminación interior y el equipo de sonido. Ten en cuenta que todos estos sistemas tienen como fuente de energía la batería del vehículo.
  • Aprovecha la frenada regenerativa, que invierte el funcionamiento del motor eléctrico del vehículo para recuperar energía durante las deceleraciones o las frenadas. Con este sistema el motor se convierte en un alternador que genera electricidad durante las fases de desaceleración o frenada. Esta función puede recargar al 100% las baterías, pero bien utilizada ayuda a aumentar la autonomía.

  • Frena de manera suave y prolongada. Si tu coche cuenta con esta opción, puedes usar el control de velocidad desde el volante, asegurándote de que aceleras poco a poco y de manera adecuada a las condiciones de la vía y el tráfico.
  • Del mismo modo, reduce la velocidad con control en las subidas y auméntala más adelante en las bajadas.
  • Conduce en modo ECO. Esta es una opción que también existe en los vehículos de combustión, pero que en los eléctricos adquiere una importancia capital tanto en los trayectos urbanos como en los desplazamientos más largos por carretera. Al seleccionar este modo se limita la respuesta del vehículo al acelerador, priorizando una entrega de potencia que ofrece la máxima eficiencia con el mínimo consumo.

Visítanos en nuestros concesionarios oficiales QUADIS y encuentra el vehículo eléctrico que mejor se adapta a tus necesidades.

Galería de imágenes