Cómo llevar mascotas en el coche

Casi un 50% de los hogares españoles tienen una mascota. Son más de 13 millones de animales de compañía que son un miembro más de la familia, y como tal deben tener su propio espacio en el coche ya sea para viajes, excursiones o simples trayectos cotidianos.

 

El peligro de llevar un perro suelto en el coche

Los animales de compañía que más a menudo viajan con nosotros en coche son, por orden de mayor a menor frecuencia: perros, gatos y pequeñas mascotas como pájaros, roedores o reptiles.

La DGT alerta de que 1 de cada 5 propietarios lleva a su mascota en el coche sin ningún tipo de protección. Y donde más preocupa la tendencia es en los perros. Porque los gatos y animales pequeños suelen viajar en sus propios transportines, pero en el caso de los canes la mayoría de personas los transportan sin ningún tipo de protección ni sujeción, con el consiguiente riesgo que esto supone tanto para el animal como para el resto de ocupantes del vehículo. Además, viajar con un animal suelto en el vehículo puede implicar una sanción de hasta 100 euros.

El riesgo de llevar una mascota suelta en el coche es evidente: puede desviar la atención del conductor de la carretera o incluso interferir directamente con el cambio de marchas, los pedales, etc.

Además, un animal suelto en el coche, sin las medidas de retención adecuadas, saldrá despedido en caso de accidente. A una velocidad de 60 Km/h, la inercia multiplica el peso de un pequeño perro de 5 kg por 56, transformándolo una masa de 280 kilogramos que puede impactar contra el conductor o los demás pasajeros.

Los mejores sistemas de seguridad para mascotas

Dentro de un coche tu mascota es como cualquier otro pasajero: debe utilizar las medidas de retención adecuadas. Los sistemas de seguridad recomendados por la DGT son:

  1. Arneses con dos enganches al cinturón de seguridad del vehículo o a los dispositivos Isofix: Para evitar que la mascota choque contra los asientos delanteros, deberán tener un sistema de unión corto. Nunca se debe sujetar al animal con su correa de paseo, ya que no es un sistema de retención, le da demasiada libertad de movimientos y puede ocasionar lesiones.
  2. Transportines en el maletero: Se debe colocar en posición transversal a la dirección de la marcha.
  3. Transportines en el suelo del vehículo: En el caso de perros pequeños, gatos y otros animales es posible encajar un transportín en el suelo, entre las dos filas de asientos. Al no tener apenas espacio para desplazarse, en caso de impacto la energía es absorbida rápidamente.

La mejor sujeción para cada tipo de mascota

  • Como hemos visto, en el caso de los animales pequeños la forma más segura de viajar en coche es dentro de un transportín y en el suelo del vehículo, detrás del respaldo de los asientos delanteros.
  • Para los perros de tamaño grande la mejor opción es instalar una rejilla divisoria que separe totalmente el habitáculo del maletero. Debe llegar desde el techo al suelo y cumplir la normativa DIN 75410-2. Esta es una opción segura para que las personas viajen separadas de las mascotas, pero puede ser muy peligroso para los animales en caso de accidente si viajan sueltos en la parte trasera, ya que pueden salir despedidos y sufrir lesiones graves. Para garantizar su seguridad es obligatorio combinar la rejilla con el uso de un transportín a la medida del perro.

Visítanos en los concesionarios oficiales de la red QUADIS y descubre el vehículo que mejor se adapta a tus necesidades y a las de tus mascotas.

Galería de imágenes