El nuevo Audi R8 V10 Performance RWD (Real Wheel Drive) es la encarnación misma de las prestaciones y el placer de conducción. Para muestra, un dato: comparte el 60% de las piezas con el Audi LMS GT4 de competición.

Este deportivo de propulsión trasera es la nueva vanguardia de la producción en serie de Audi, con su motor central de 419 kW (570 CV) y 550 Nm. Si el R8 V10 performance quattro ya había enamorado a los fans más racing de la marca de los cuatro aros, ahora el R8 V10 Performance RWD suma a su motor atmosférico V10 FSI de 5,2 litros nada menos 30 CV y 10 Nm más.

Su respuesta es rapidísima. El nuevo Audi R8 V10 Performance RWD completa la aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 segundos (Spyder: 3,8 segundos) y alcanza una velocidad máxima de 329 km/h (Spyder: 327 km/h). El cambio es S tronic de siete velocidades.

Experiencia de conducción optimizada

Pero no es solo una cuestión de números. La experiencia de conducción, el comportamiento dinámico y la diversión también alcanzan nuevos niveles:

  • El diferencial mecánico de deslizamiento limitado distribuye el par de manera continua en función de cada situación, garantizando una tracción óptima incluso en mojado.
  • El modo deportivo del control electrónico de estabilización (ESC) permite realizar derrapes controlados.
  • La dirección asistida electromecánica proporciona un estrecho contacto con la carretera.
  • Este es el primer R8 de tracción trasera con dirección dinámica, que ofrece una respuesta aún más precisa.
  • Las llantas de fundición de aluminio ultraligeras de 19 y 20 pulgadas mejoran la precisión y el mantenimiento de la trayectoria en curvas rápidas. Para un agarre adicional se pueden instalar las llantas Cup con neumáticos 245/30 R20 delante y 305/30 R20 detrás.
  • Los frenos de alto rendimiento son de 18 pulgadas, con discos de acero de diseño ondulado. De forma opcional está disponible un sistema con 19 pulgadas y discos de freno cerámicos.

Diseño y sensaciones de competición

En el frontal destaca la amplia y plana parrilla Singleframe en negro mate con un emblema R8 flanqueado por grandes tomas de aire y el splitter delantero.

Mientras, en la zaga sorprenden la rejilla de salida de aire y los tubos de escape ovalados.

Las tensas líneas exteriores se repiten en el interior del habitáculo. Su elemento más llamativo es el Monoposto, un gran arco de contorno pronunciado en la zona del conductor que rodea el Audi virtual cockpit de 12,3 pulgadas y recuerda mucho a un coche de carreras.

En cuanto a los asientos, tanto el conductor como los pasajeros pueden elegir asientos deportivos o los nuevos asientos tipo bucket, tapizados en cuero y Alcantara.

Máxima atención al detalle

El nuevo Audi R8 V10 Performance RWD se fabrica, en gran parte de manera artesanal, en la factoría Böllinger Höfe que Audi tiene en Neckarsulm, Alemania. Podrá encargarse, en los concesionarios Audi de QUADIS a partir del 21 de octubre, y estará disponible con carrocería Coupé y Spyder.

Visítanos en nuestros concesionarios oficiales Audi, Motorsol y Marzá, y te informaremos de todas las novedades de la marca.