Minimizar los riesgos ha sido una de las prioridades de Audi en el desarrollo del prototipo RS Q e-tron con el que competirá este año en el Rally Dakar. Además de la protección óptima de piloto y copiloto en caso de accidente, los ingenieros han afrontado con éxito nuevos desafíos como el que presenta la existencia de un sistema eléctrico de alto voltaje.

El Audi RS Q e-tron que pilotarán Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz y Mattias Ekström ofrece la máxima seguridad integral gracias a la incorporación de soluciones técnicas derivadas de la experiencia de la marca alemana en todo tipo de competiciones, como DTM, Rallycross, Le Mans o la Fórmula E.

Tecnología aeroespacial

La estructura básica de protección y de carga del Audi RS Q e-tron consiste en un bastidor tubular de acero templado y resistente a las altas temperaturas. Su aleación de cromo, molibdeno y vanadio (crMov) fue desarrollada originalmente para la industria aeroespacial.

Además, Audi protege a los ocupantes del vehículo con paneles de material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y complementado con Zylon. Su objetivo es impedir la posible penetración de objetos afilados y puntiagudos desde el exterior y proteger a los ocupantes de cualquier problema relacionado con el sistema de alta tensión.

El parabrisas es de vidrio laminado como el del Audi A4, que ofrece una alta resistencia a los arañazos. Para ahorrar peso, las ventanillas laterales son de policarbonato.

Piloto y copiloto se sientan en baquets con carcasas de CFRP. Un revestimiento de espuma especial y las banquetas inflables, adaptadas a la morfología individual de cada ocupante, amortiguan los impactos.

Máxima protección para el sistema de propulsión eléctrica

El circuito de alta tensión del sistema de propulsión eléctrica con su convertidor de energía necesita una protección especial.

La batería de alto voltaje se ubica en el centro del vehículo, en una posición especialmente segura, y va encapsulada con estructuras de CFRP reforzadas con Zylon.

La protección de los bajos es clave en una competición off-road, y la tecnología eléctrica presenta nuevos retos. Audi los ha solucionado con una triple protección contra impactos e intrusiones que tiene un espesor de 54 milímetros. Está formada por una placa de aluminio resistente a la abrasión, una capa de espuma absorbente y una estructura de tipo sándwich realizada en CFRP.

Adicionalmente, un monitor ISO detecta fallos peligrosos en el sistema de alta tensión y lo desconecta automáticamente en caso de cargas cinéticas máximas, como una colisión.

Otras medidas de seguridad pasiva son el aislamiento óptimo contra el agua y un agente aislante de la electricidad en el sistema de extinción de incendios.

La seguridad en el rally más duro del mundo

Otros dispositivos obligatorios proporcionados por ASO, organizador de la prueba, complementarán la seguridad del Audi RS Q e-tron en el Rally Dakar:

  • Los ocupantes pueden hacer una llamada de emergencia a través de un sistema de seguimiento que permite su rápida localización.
  • Un sistema de grabación de datos registra las variables más importantes en caso de accidente para su posterior análisis
  • Una cámara de a bordo graba lo que ocurre en el habitáculo.
  • El sistema Sentinel hace más seguros los adelantamientos en medio del polvo del desierto.

Con este enfoque integral, Audi se mantiene como uno de los máximos artífices de la seguridad en las competiciones automovilísticas, ahora también en el desierto y con un coche eléctrico.

Visítanos en nuestros concesionarios oficiales Audi, Motorsol y Marzá, y descubre todo lo que te ofrece la gama eléctrica e-tron.