Atrás

El Duque de Edimburgo y su pasión por los Land Rover

El Duque de Edimburgo y su pasión por los Land Rover

El reciente funeral del Duque de Edimburgo, fallecido el pasado 9 de abril a los 99 años, fue un momento histórico para el Reino Unido, que vivió su primer funeral real en décadas.

Fueron unas honras fúnebres muy especiales, hechas a medida de la personalidad del marido de la reina Isabel II de Inglaterra. Y uno de los detalles más personales fue el coche encargado de trasladar el féretro del Duque Felipe de Edimburgo: un Land Rover Defender del año 2013 modificado por él mismo especialmente para la ocasión.

Felipe de Edimburgo diseñó en persona todos los detalles relativos a su funeral, incluido el Land Rover, el coche en el que quería hacer su último viaje hasta el Castillo de Windsor. La unidad en cuestión es una versión abierta del Defender 130 chasis cabina, equipado con un motor diésel TD5.

El Duque comenzó los preparativos de sus exequias hace ya 18 años, trabajando mano a mano junto a la misma Land Rover en el diseño y la fabricación de este todoterreno tan especial. Su acabado en verde bronce es un guiño a los Defender militares, y en la caja lleva instalados unos soportes específicos para la misión principal para la que fue diseñado: transportar el féretro de Felipe de Edimburgo a la capilla de San Jorge.

Un gran aficionado a los Land Rover

Tanto el Duque de Edimburgo como la Reina de Inglaterra han sido grandes entusiastas de Land Rover a lo largo de toda su vida. Ambos han sido fotografiados en innumerables ocasiones a bordo de coches de la marca, y el mismo Duque Felipe de Edimburgo otorgó a Land Rover una Garantía Real, privilegio que se concede a algunas empresas seleccionadas para proveer con sus productos a la familia real.

La firma proporciona vehículos a la Casa Real Británica desde 1953, año en que ésta recibió de la marca un emblemático Land Rover Serie 1 que fue utilizado en incontables ocasiones por el Duque de Edimburgo y la Reina. Desde entonces, la relación de la marca con la institución monárquica se ha mantenido firme a lo largo de las décadas.

Otro Land Rover utilizado a menudo por la familia real fue el Serie 3 de 1978, que incorporaba entre sus modificaciones un sistema interior de luces de tipo semáforo para indicar al chofer desde los asientos traseros cuándo debía detenerse, ir más lento o seguir el trayecto tras una parada.

Con motivo del 90 cumpleaños de Isabel II en 2016, el Duque de Edimburgo y la Reina se desplazaron en un exclusivo Range Rover State Review híbrido y descapotable fabricado especialmente para la ocasión.

En sus últimos años, el Duque Felipe de Edimburgo condujo un Range Rover Autobiography dotado de un extraordinario equipamiento a su medida. Además de todo lo relativo al blindaje y otras medidas de seguridad, se instalaron numerosos detalles como un sistema de iluminación exterior similar al de los coches de policía así como agarraderas adicionales para facilitar el acceso al vehículo. Este fue el automóvil que condujo el Duque por ejemplo durante la visita oficial al Reino Unido que realizaron los Obama en abril de 2016.

Si tú también eres un entusiasta de la marca, visítanos en nuestros concesionarios oficiales Land Rover, Land Motors y Solmobil, y estarás al día de todas las novedades.