Asegura que la base de su trabajo es que le gustan tanto las personas como los coches. Probablemente por eso Marta Matheu confiesa que más que querer trabajar en el mundo del automóvil, lo que quería era trabajar en el mundo de Mercedes-Benz.

Entrevista a Marta Matheu, Gerente de MB Motors

Un precioso cuadro de un “alas de gaviota” preside un despacho minimalista desde el cual, eso sí, se ve el mar. Marta Matheu es una mujer tan menuda como enérgica que, a medida que se va “soltando” ante la cámara, muestra su simpatía y su sentido del humor. Siente indisimulada pasión por su equipo y por una marca para la que -confiesa- quiso trabajar siempre. Más allá de su espontaneidad comparte una visión muy precisa de hacia dónde se encamina este negocio y sobre la necesidad de las marcas de adaptarse a las necesidades de los clientes. Es la gerente de MB Motors.
 

Ha sido una de las primeras mujeres en dirigir una red tan importante de concesionarios. ¿Se siente, en cierto modo, una pionera en el sector?

No me siento pionera para nada pero sí que es cierto que cuando empecé en este sector la mayoría de mujeres que dirigían concesionarios lo hacían por ser hijas del propietario, que no es mi caso. Así que solo puedo sentirme agradecida por la confianza que la familia Soler ha depositado en mí. Siempre me he formado e informado para intentar ser una buena profesional.

 

Entiendo que, afortunadamente, esto también se ha ido normalizando…

Como todo, afortunadamente. Lo que ocurre es que, realmente, no creo que sea un sector donde no predominen las mujeres en puestos directivos porque no tengan la oportunidad, sino porque no les atrae tanto como otros sectores. Por alguna razón, labrarse una carrera profesional en el mundo del automóvil no parece interesar a las mujeres tanto como hacerlo en la medicina o en la educación, por ejemplo.

 

Siempre se suele insistir, en cualquier caso, que la manera de dirigir de la mujer es diferente a la del hombre. No se si está de acuerdo...

Puedo decirte cómo dirijo yo... y es dando confianza a la gente. La única manera de lograr que una persona se sienta bien en un trabajo es dejándola ser ella misma. Cuando yo conozco a una persona, la dejo hacer y observo. Si hace las cosas bien no me meto y controlo desde la distancia. Y si creo que tengo que intervenir para ayudar, pues lo hago. Pero no creo que para dirigir se tenga que pretender clonar en pequeñas copias de uno mismo a la gente que trabaja contigo. Yo confío mucho en mi equipo. Son gente muy profesional que sabe muy bien cómo tiene que hacer su trabajo y se va actualizando con formación continua. Están implicados precisamente porque MB Motors permite que se desarrollen cada día. Tengo un equipo que siempre consigue lo que se propone. Estoy muy orgullosa de él.

Entrevista a Marta Matheu, Gerente de MB Motors

Muchos fabricantes están lanzando modelos directamente dirigidos a las mujeres. ¿Es partidaria de esta tendencia?

En absoluto. Me parece absurdo que un fabricante renuncie directamente a vender un producto a la mitad de la población. Sobre todo porque no considero que los hombres tengan unos gustos o necesidades diferentes a las mujeres en materia de movilidad. Estas varían en función de cada persona y sus circunstancias independientemente de su género. No las marca ser hombre o mujer.

 

¿Qué cambios se producirán, en su opinión, en el sector del automóvil?

Hay que hacer una transformación decidida hacia lo digital y dar un golpe de timón en la organización empresarial. El modelo actual está llegando a su fin y es necesario ofertar nuevos servicios digitales a nuestros clientes, así como nuevas fórmulas que se adapten a su situación personal. Por eso valoro como algo enormemente positivo productos como el Flexperience, que permitirá a los usuarios cambiar el vehículo hasta un máximo de 12 veces al año según su necesidad y por una cuota mensual. Veremos igualmente avances en materia de movilidad compartida que permitirá a varias personas usar un mismo vehículo y sin necesidad de llave desde una aplicación móvil. Más que productos, venderemos experiencias, soluciones y servicios. Creo que ese es el gran cambio al que nos dirigimos.

 

¿Y cómo quedará la labor de los concesionarios con la irrupción de la era digital?

Nos estamos enfocando cada vez más a la venta por internet... o sería mejor decir “al contacto por internet” porque al cliente le sigue gustando venir a probar los vehículos y hablar con los profesionales y los expertos que puedan responder sus dudas e inquietudes. Al final comprar un coche sigue siendo una cuestión pasional y que exige de un contacto y una empatía que no se encuentra en internet.

 

Y esa es la razón por la que dice que en este negocio han de gustarte casi tanto los coches como las personas...

La clave han de ser siempre las personas, los clientes; saber empatizar con ellos, entender sus necesidades y asumir con humildad los errores cuando pueda haberlos. Buscando precisamente eso vienen a un concesionario. Me encantan los Mercedes, son una pasión... pero me gustan, sobre todo, porque son vehículos que sirven para hacer la vida más fácil y segura a muchas personas. En MB Motors todo gira alrededor de la relación con el cliente porque, al final, si el cliente no se marcha satisfecho nada tiene sentido... aunque vendas los mejores coches del mundo.

Entrevista a Marta Matheu, Gerente de MB Motors

¿Cree en el vehículo eléctrico? ¿Qué opina de la electrificación de Mercedes-Benz y de smart?

Creo en el eléctrico pero no sin antes crear una red de carga suficiente. Actualmente ya disponemos de eléctricos 100% con la nueva marca EQ y también en smart. Destaca el nuevo EQC que es un modelo que va irrumpir con mucha fuerza en el sector.

 

¿El coche autónomo forma parte también de ese futuro?

Sin duda, pero antes de que llegue el coche autónomo tenemos que desarrollar el coche conectado, que actualmente ya estamos potenciando en la marca y que debe permitir interactuar con el vehículo desde el exterior y a distancia. Creo enormemente en la conectividad con nuestro vehículo y a su vez con otros vehículos, mejorando la seguridad de conducción. Actualmente, la gama alta de Mercedes ya dispone de muchos recursos de asistencia a la conducción que nos acercan a la conducción autónoma pero hay que conseguir un buen entendimiento con las infraestructuras... que no avanzan tan deprisa como la tecnología.

 

Mercedes-Benz ha logrado reposicionarse desde la percepción de ser una marca para personas de una cierta edad hasta llegar a un público más dinámico y joven. ¿Se nota esa evolución en MB Motors?

¡Por supuesto! La campaña “Algo está pasando en Mercedes” fue un éxito total, en paralelo a la ampliación de la gama con coches compactos, más juveniles y deportivos. Hoy, efectivamente, esa percepción ha cambiado y Mercedes sigue viéndose como una Marca premium pero mucho más accesible gracias a sus programas de financiación Alternative, Complete, Contratos de Mantenimiento y Servicios todo incluido.

 

¿Cuál es el modelo de Mercedes más vendido en MB Motors?

Actualmente el GLA, un SUV compacto con una línea encantadora, juvenil y dinámica. Aunque estoy segura de que muy pronto será superado por el recién llegado nuevo Clase A, que incorpora tecnología de nuestra gama alta. Este coche es una verdadera revolución porque incorpora, por primera vez, la inteligencia artificial MBUX. Cambiará por completo la experiencia en la conducción porque la conectividad entre conductor y vehículo lo convierte en una especie de asistente personal sobre ruedas, capaz de aprender de las rutinas diarias del usuario.

 

En sus concesionarios dan también mucha importancia al vehículo industrial...

Son una parte muy importante no solamente de nuestro volumen de negocio sino también de nuestra vocación de servicio a los clientes, en este caso empresas y autónomos, y de nuestra manera de entender la movilidad. La conectividad es clave para una gestión inteligente de la flota. Además de las más convencionales Ofrecemos una gama que cubre todos los segmentos de turismos e industriales.

Entrevista a Marta Matheu, Gerente de MB Motors

Texto: Gonzalo de Martorell ~ Fotos: Claudio Valdés