Blogs
Atrás

Lamborghini Diablo GTR, cuando la Casa del Toro alcanzó su cénit

Lamborghini Diablo GTR, cuando la Casa del Toro alcanzó su cénit

Sin duda, uno de los modelos más alucinantes e impresionantes de la Casa del Toro es el Lamborghini Diablo GTR, el último modelo desarrollado íntegramente por la marca antes de formar parte del Grupo Volkswagen. Sustituto del Diablo SVR y desarrollado para rodar en circuito, fue presentado en el Salón de Bolonia de 1999, solo se fabricaron 30 unidades para todo el mundo, y su precio inicial era de 310.000 dólares de entonces.

El diseño exterior del Lamborghini Diablo GTR resultaba de lo más llamativo, con un parachoques delantero con una zona central gris oscuro y unas tomas de aire enormes. El capó contaba con otras dos tomas de aire en la parte superior, una salida de gran tamaño en el centro, y los faros iban encastrados en él. Y en el lateral destacaban las entradas de ventilación de los frenos traseros y la llantas de aleación de magnesio.

Y la parte trasera tampoco se quedaba atrás y resultaba incluso más imponente, con un enorme alerón negro, que iba atornillado directamente al chasis, dos grandes salidas de disipación del aire del motor y sobre ellas dos pilotos redondos dobles con un marco negro. Y en la parte inferior del Lamborghini Diablo GTR destacaba un tubo de escape doble impresionante.

Reforzado por una estructura de tubos a modo de jaula antivuelco, en el interior del Lamborghini Diablo GTR destacaban el volante y las butacas Momo, el cuadro de mandos analógico, y los numerosos botones e interruptores de la consola central, con los que el piloto podía controlar todos los elementos de la mecánica de este superdeportivo.

Construido sobre la base del Diablo GT, el Lamborghini Diablo GTR medía 4,30 metros de largo, 2 metros de ancho, 1,11 metros de alto, y contaba con una batalla de 2,65 metros. La carrocería era de fibra de carbono, excepto el techo, que era de acero, y las puertas, que estaban fabricadas en aluminio para cumplir la normativa de seguridad. Las ventanillas eran de plexiglás y el conjunto marcaba en la báscula unos excelentes 1.395 kilos.

A nivel mecánico, el Lamborghini Diablo GTR contaba con un chasis reforzado para aumentar su rigidez de torsión, y también se aumentó la dureza de elementos como amortiguadores, barras estabilizadoras y muelles, lo que permitía controlar los balanceos al correr en un circuito. Sin sistema de tracción total, era un superdeportivo de propulsión y contaba con caja de cambios manual de cinco velocidades.

El Lamborghini Diablo GTR equipaba un motor V12 atmosférico de 6 litros, capaz de desarrollar 590 CV a 7.300 RPM y con un par máximo de 640 Nm a 5.500 RPM. Además, se realizaron diferentes ajustes en la centralita electrónica, se cambió el colector de admisión, se utilizaron bielas de titanio y un cigüeñal aligerado, y contaba con sincronización variable de válvulas.

Con una distribución a través de dos árboles de levas en cada culata, alimentación por inyección indirecta, y un bloque y culata fabricados en aluminio, el Lamborghini Diablo GTR, el superdeportivo más extravagante y duro fabricado por la Casa del Toro, ofrecía una velocidad máxima de 339 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos.

En nuestras instalaciones Lamborghini Barcelona, en C/ Ganduxer 71, podrás conocer los modelos actuales de la Casa del Toro.