Atrás

Los irrepetibles coches de Seat para Barcelona’92

Los irrepetibles coches de Seat para Barcelona’92

Tal día como hoy, un 25 de julio de hace 25 años, el Estadio Olímpico de Barcelona daba por iniciados los Juegos Olímpicos de Barcelona’92, el mayor evento deportivo del planeta que permitió que, durante más de dos semanas, la Ciudad Condal fuera el epicentro informativo del mundo.

Más de 12.000 atletas, 30.000 voluntarios y una logística que incluía a miles de personas en la organización de las diferentes sedes, hicieron de Barcelona’92 unos juegos para la historia, referentes a partir de aquel momento para las siguientes ciudades organizadoras.

Una parte importante del éxito logístico de estos JJOO se logró gracias al gran esfuerzo de Seat para proveer a la organización con nada menos que 2.000 vehículos de la compañía española. Así, deportistas, organizadores y periodistas usaron modelos de la firma de Martorell para realizar sus desplazamientos. A continuación, vamos a descubrir los tres modelos que Seat desarrolló en exclusiva para unos Juegos Olímpicos que hoy celebran su 25º aniversario.

Seat Ibiza Olímpico

En cuanto Seat se puso al mando de la flota de coches necesarios para la gestión logística de Barcelona’92, quedó muy claro que si un vehículo debería ser protagonista del evento, este sería el Seat Ibiza. Comercializado desde mediados de los años 80, la celebración de los Juegos Olímpicos coincidió con el primer restyling del modelo. Era entonces el momento perfecto para que las unidades que se pusieron en manos de la organización formaran parte de una edición especial, la llamada Seat Ibiza Olímpico.

De este modelo se realizó una serie especial en color blanco, personalizado con los anillos olímpicos y el mítico logo de Barcelona’92, además de otros detalles exclusivos, como un interior con tapicería azul marino y detalles en amarillo. Su motor era un 1.5 gasolina de 100 CV ya equipado en el Seat Ibiza SXI, que ofrecía unas buenas prestaciones dinámicas en un modelo que apenas superaba los 900 kg. de peso.

Seat Toledo Eléctrico Olímpico

Todo un adelantado a su tiempo, en 1992 las calles del país pudieron disfrutar de un Seat Toledo 100% eléctrico, que acompañó tanto a los relevistas de la antorcha olímpica como a los atletas de la prueba de maratón. El primer coche de la marca española en no equipar un motor de combustión fue desarrollado en pocas semanas, y atesoraba unas prestaciones que suponían toda una revolución en aquel momento.

Así, el modelo ocultaba en su rejilla delantera un cargador de corriente (220V) y un conjunto de baterías refrigeradas por agua que pesaba 500 kilos, para dotar de una autonomía de poco más de 60 kilómetros al Toledo Olímpico. Su potencia equivalente apenas alcanzaba los 20 CV y el coche aumentó considerablemente de peso y rigidez para soportar las baterías.

Seat Toledo Podium

Y el trío de de vehículos realizados ex profeso para Barcelona’92 lo cierra el que, posiblemente, sea el modelo más recordado del evento. Porque Seat quiso premiar el titánico esfuerzo de los atletas de casa por brillar en los Juegos Olímpicos, ofreciendo a cada medallista de oro español un Seat Toledo único y especial, el Toledo Podium.

Sólo se fabricaron 25 unidades de esta edición limitada, 23 de las cuales fueron regaladas a deportistas españoles, mientras que las dos restantes forman parte de la colección Seat Coches Históricos. El modelo tenía color azul marino y asientos beige, disponía de muchos detalles específicos inspirados en el acabado GT e incorporaba extras tan increíbles en aquel momento como un teléfono portátil en el reposabrazos o molduras de madera. Fermín Cacho, Almudena Muñoz, Miriam Blasco, Martín López-Zubero o Daniel Plaza fueron solo algunos de los deportistas que vieron premiada su actuación con un Seat Toledo Podium.

Podréis saber más sobre la gama actual de Seat visitando nuestros concesionarios oficiales Motorsol Seat en Barcelona.

Fuente: coches.net, forococheslectricos.com, autobild.es, seat.es