Audi apuesta claramente por la electromovilidad y se ha propuesto transformar todos sus centros de producción en 360factory. A partir de 2029, todas las plantas Audi fabricarán vehículos 100% eléctricos.

El plan de electrificación de la marca de los cuatro aros ya ha comenzado, y va a intensificarse en los próximos años. La fecha límite es 2026. A partir de ese año Audi sólo lanzará vehículos nuevos con propulsión eléctrica. Y en 2033 tiene previsto abandonar definitivamente la producción de modelos de combustión.

Para cumplir este ambicioso calendario, Audi ya ha empezado a preparar sus instalaciones globales de cara a la producción de coches eléctricos altamente avanzados. La primera 360factory es la planta principal de Ingolstadt, y servirá de modelo para la transformación del resto de las instalaciones de producción de Audi en todo el mundo.

Optimización de los centros de producción existentes

A diferencia de otras marcas, que están construyendo plantas de fabricación completamente nuevas para sus modelos eléctricos, Audi ha elegido una vía más sostenible: optimizar su red de producción mundial ya existente. El camino que Audi está siguiendo conserva los recursos y acelera nuestra transformación para convertirnos en un proveedor de movilidad premium sostenible”, subraya Gerd Walker, Director de Producción y Logística.

Este proceso está en marcha. Los centros de Böllinger Höfe y Bruselas ya están produciendo vehículos totalmente eléctricos, y la planta de Ingolstadt va a empezar a fabricar el Audi Q6 e-tron de manera inminente. Más adelante, poco a poco, también los centros de San José Chiapa (México), Neckarsulm (Alemania) y Györ (Hungría) empezarán a producir coches eléctricos. En 2029, todos los centros de producción fabricarán al menos un modelo 100% eléctrico.

Una producción más económica y sostenible

Esta transición hacia la electromovilidad no se limita a dejar de producir motores de combustión y empezar a fabricar cada vez más sistemas de propulsión eléctricos. Audi va a aprovecharla para dar un gran salto en productividad y optimización y hacer su red de producción más económica, sostenible, atractiva y flexible. Es más, al hacerlo piensa reducir a la mitad sus costes de fabricación para 2033.

Estas son algunas de las acciones concretas que la marca alemana llevará a cabo para lograrlo:

  • Invertir unos 500 millones de euros antes de 2025 en formar a su plantilla altamente cualificada para la producción de vehículos eléctricos.
  • Digitalizar la producción con la solución Edge Cloud 4 Production, que utiliza servidores locales y permite sustituir los costosos PC industriales.
  • Implantar el ensamblaje modular y la planificación virtual para simplificar el trabajo con alta variabilidad de producto, ahorrar recursos materiales y colaborar de manera flexible entre distintas ubicaciones.
  • Generar energía renovable propia. Para 2030 Audi se ha marcado el objetivo de reducir a la mitad su impacto medioambiental absoluto en comparación con las cifras de 2018.
  • Aplicar tecnologías innovadoras para crear más cadenas de valor circulares, en las que los recursos utilizados se aprovechen en ciclos cerrados.

Si quieres estar al tanto de todas las novedades de la marca, visítanos en nuestros concesionarios oficiales Audi, Motorsol y Marzá.