Hoy tenemos muy claro que el lujo es 100% compatible con el carácter eminentemente práctico de un SUV. De hecho, conducir un coche con esta combinación de características es el deseo de muchos conductores. Sin embargo, esto no siempre ha sido así. A alguna marca se le tuvo que ocurrir la idea de crear un coche que reuniese el equipamiento y los acabados de un modelo de gama alta con las prestaciones offroad de un todoterreno. Y esa marca fue Jeep.

 

Derribando prejuicios

En 1992 el Jeep Grand Cherokee entró en la historia de la automoción asegurándose de no pasar desapercibido. En el marco del Salón del Automóvil de Detroit de ese año, una unidad de la primera generación del Grand Cherokee subió el largo tramo de escaleras que daba acceso al pabellón y entró en el recinto atravesando una ventana acristalada. Esta acción, que todavía es hoy recordada, evidenció desde el minuto 0 las prestaciones offroad y la robustez del nuevo modelo ante un público atónito.

Pero las sorpresas no acababan aquí. El Jeep Grand Cherokee rompía moldes al unir el equipamiento de confort, la tecnología y los acabados de las berlinas de lujo con la polivalencia y la solidez de un SUV. Por primera vez era posible disfrutar al mismo tiempo de tracción total, llantas de aleación, elevalunas eléctricos, airbags, ABS en las cuatro ruedas, asientos y espejos calefactados, climatización automática, tapicería de cuero…

30 años de evolución

En 1998, llegaba la segunda generación del Jeep Grand Cherokee, una total renovación que sólo mantenía 127 piezas del modelo original. Su mayor novedad era la tracción total Quadra Drive, con tres diferenciales autoblocantes que permiten moverse con solo una rueda con tracción.

En 2005 los SUV ya se habían consolidado como una opción de vehículo urbano potente y lujoso. Ese año, la tercera generación del Grand Cherokee optimizaba su rendimiento en carretera y la excelente capacidad todoterreno. Además, transmitía al conductor todavía menos ruido y vibraciones y contaba con una suspensión de doble brazo.

La cuarta generación del Jeep Grand Cherokee, vigente hasta la fecha, se presentó en 2010 con el nuevo sistema electrónico Select Terrain, la reductora Quadra-Drive II y la regulación en altura de las suspensiones Quadra Lift con cinco posiciones. Desde entonces hasta hoy el buque insignia de Jeep ha vivido varios restyling como el de 2013, con el que introdujo la pantalla táctil de 8,4 pulgadas y la caja de cambios automática de 8 velocidades.

El nuevo Jeep Grand Cherokee híbrido enchufable

En los próximos meses llegará a Europa la quinta generación del Jeep Grand Cherokee, que contará con versiones híbridas enchufables 4xe con 380CV de potencia combinada y 637 Nm de par motor, hasta 51 km de autonomía 100% eléctrica en entornos urbanos y tres modos de conducción: híbrido, eléctrico y e-save.

Otras novedades serán una arquitectura completamente renovada, nuevos diseños interiores y exteriores, una pantalla digital de 10 pulgadas, el sistema Uconnect 5 y otros elementos de gama alta.

Ya está disponible para reservas una serie especial de lanzamiento del nuevo Jeep Grand Cherokee 2022 que incorpora todo el equipamiento de confort, seguridad y conectividad y detalles exclusivos.

Visítanos en nuestros concesionarios oficiales Dream Motors y descubre la gama de vehículos Jeep.