Blogs
Atrás

Alfa Romeo 155 GTA Stradale: una oportunidad perdida

Alfa Romeo 155 GTA Stradale: una oportunidad perdida

Los buenos aficionados al mundo del motor saben que cualquier vehículo que incluye el apellido Stradale esconde algo especial en su interior. Stradale es la denominación que históricamente han dado los fabricantes italianos a aquellos coches derivados de competición, pero cuyo destino es la vía pública, el uso convencional.

Así ocurría, por ejemplo, en la época de los Grupo B de rallyes, cuando las marcas tenían que fabricar un mínimo de unidades del coche de carreras homologadas para su uso en carretera. Desde entonces, el término Stradale ha estado ligado a unos coches excepcionales, con las prestaciones de los vehículos de competición pero preparados un uso muy diferente. Y el Alfa Romeo 155 GTA Stradale es un ejemplo perfecto de lo que estos coches podían llegar a ofrecer.

En el caso que nos ocupa, ni siquiera hablamos de una fabricación limitada de 25 o 100 unidades, sino de un coche único y exclusivo, del que solo se desarrolló este chasis que vemos en las imágenes.

A principios de los años 90, el departamento de competición de Alfa Romeo apostó de lleno por los turismos y eligió el 155, su nueva berlina, para competir en los campeonatos europeos más prestigiosos. Así nacieron dos icónicas versiones de competición:

  • Alfa Romeo 155 TS, campeón del Británico de Turismos (BTCC), del Campeonato de España de Turismos (CET) y el Italiano de Superturismos.
  • Alfa Romeo 155 V6 Ti, una variante todavía más espectacular y rápida que triunfó en el Campeonato Alemán de Turismos (DTM).

Precisamente dado el enorme éxito que estaba logrando el modelo en competición, los directivos de la firma italiana valoraron la posibilidad de lanzar al mercado una variante potente y carismática bajo la denominación 155 GTA. Y así nació el vehículo de las imágenes.

El desarrollo del prototipo fue llevado a cabo por Abarth y de esa idea inicial nació una berlina con tracción total que escondía en su interior gran parte de la mecánica del célebre Lancia Delta Integrale, todo un icono de la ingeniería italiana de la época.

Los datos mecánicos que se conocen del Alfa Romeo 155 GTA Stradale son los siguientes:

  • Motor: 2.0 turbo 16 válvulas
  • Potencia: 250 CV aprox.
  • Transmisión: manual de 5 velocidades
  • Tracción: total Q4

A esta mecánica se unían una suspensión deportiva y un kit aerodinámico propio, que lo asimilaba a las variantes de competición del 155. Pero como marcan los cánones de todo buen Stradale, su interior era prácticamente idéntico al de un 155 convencional, con sus asientos y todas sus funcionalidades habituales. El coche se presentó en el año 1994 en Italia, pero el alto coste previsto para su fabricación en serie hizo que el proyecto quedará olvidado.

Esto hizo que aquella primera unidad pasara a ser también la única, aumentando su status de leyenda para los verdaderos aficionados a la marca de Milán. Desde entonces, el 155 GTA Stradale ha pasado por diversas manos, aunque ha mantenido su originalidad y un uso moderado.

En una entrevista reciente, Sergio Limone, ingeniero jefe de Abarth y responsable también de este proyecto, todavía recuerda que se trató de una oportunidad perdida para Alfa Romeo, dado el potencial del coche y el impacto que hubiera tenido de llegar al mercado”. Algo muy similar a lo que había ocurrido, unos años antes, con el proyecto del Alfa Romeo 164 Procar, la berlina con motor de F1.

Imágenes: bonhams.com.

 

Si quieres conocer todas las novedades de Alfa Romeo, visita nuestros concesionarios oficiales Dream Motors en Barcelona.