Blogs
Atrás

Cómo exprimir al máximo la autonomía de un vehículo eléctrico

Cómo exprimir al máximo la autonomía de un vehículo eléctrico

Cada vez más automovilistas se convencen de las ventajas de la tecnología eléctrica y las matriculaciones de este tipo de vehículos van ganando terreno en España. La autonomía sigue siendo una de las grandes preocupaciones de los usuarios que se están planteando adquirir un coche eléctrico, pero este es un reto ya superado por la industria de la automoción. Con su actual generación de vehículos 100 % eléctricos, que superan los 300 Km de autonomía WLTP, queda demostrado que este factor ha dejado de ser un obstáculo para disfrutar de la conducción cero emisiones.

Además, con un estilo de conducción adecuado, adaptándote para sacar el máximo partido de las cadenas de tracción eléctricas, puedes ganar hasta un 35% de autonomía adicional. Basta con que tengas en cuenta algunas peculiaridades de los motores eléctricos.

Aceleración suave

Los coches eléctricos tienen todo el par disponible en cualquier momento, basta con pisar el acelerador para disfrutar de toda su fuerza. Es una tentación. Sin embargo, las aceleraciones más fuertes conllevan un mayor consumo de energía que se paga en forma de kilómetros de autonomía.

Lo más eficiente es que aceleres suavemente solo cuando sea necesario, aprovechando al máximo la inercia y recorriendo tantos metros como sea posible sin tocar el pedal del acelerador. Se calcula que, gracias a la regeneración de energía, en cada kilómetro recorrido puedes ganar 300 metros de autonomía adicional. Un 15% más.

Para facilitarte la conducción, los vehículos 100% eléctricos pueden disponer de dos modos de recuperación de energía en las frenadas, que puedes activar desde la palanca de cambio. Para llegar más lejos, el modo Brake (B) permite recuperar autonomía desde el momento en el que se levanta el pie del acelerador. Mientras, el modo Drive (D) utiliza una recuperación que imita el comportamiento de un vehículo de combustión.

Cambiar la manera de pensar

Al principio puede resultar sorprendente, pero los vehículos que circulan en modo 100% eléctrico consumen menos precisamente en aquellas situaciones en las que los coches de combustión interna disparan su gasto de gasolina o diésel.

Por ejemplo, a velocidades bajas, por ciudad o en atascos, cuando hay que utilizar frecuentemente los frenos, los coches eléctricos aumentan su autonomía. Por contra, en autopistas y carreteras en las que se suele ir a mayor velocidad tienden a reducir la autonomía.

En la planificación de rutas largas, siempre que sea posible, intenta evitar las carreteras montañosas, en las que aumenta consumo y se reduce la autonomía.

Programa la climatización

Igual que en los automóviles convencionales, el uso del sistema de climatización es un factor importante en el consumo de energía y la reducción de la autonomía en los coches eléctricos. Se calcula que un uso excesivo del climatizador puede reducir el radio de acción en un 35%.

Para evitarlo, aprovecha al máximo una de las grandes ventajas de los vehículos eléctricos: la posibilidad de programar la calefacción o el aire acondicionado antes de subir al coche, mientras se está cargando. De esta manera disfrutas de la temperatura óptima y no pierdes ni un kilómetro de autonomía.

Descubre en la red de concesionarios oficiales QUADIS los vehículos eléctricos disponibles y sus ventajas.