El sistema de tracción total quattro representa a la perfección el lema de Audi: "A la Vanguardia de la Técnica". Esta tecnología es uno de los pilares  fundamentales de la marca y es sinónimo de una experiencia de conducción altamente dinámica, estable, segura, siempre con la máxima tracción y rendimiento.

Hoy, la tracción quattro se mantiene ya plenamente integrada en el mundo de la electromovilidad. En este sentido, la distribución de par totalmente variable en el sistema de tracción quattro con vectorización eléctrica del par que incorpora la gama e-tron está abriendo nuevas dimensiones en lo referido a la dinámica de conducción.

La tracción quattro es el nexo de unión entre el pasado y el futuro de Audi.

 

Más de cuatro décadas de innovación

El Audi quattro revolucionó en 1980 la tecnología de transmisión para turismos con su propuesta de un sistema de tracción total que era ligero, compacto, eficiente y presentaba una distorsión mínima.

Desde entonces y hasta el actual sistema de tracción total eléctrica con vectorización del par que incorpora la serie e-tron, Audi ha fabricado aproximadamente 11,8 millones de coches con tracción quattro.

La tracción total eléctrica

La tracción total eléctrica que equipa la gama Audi e-tron utiliza un embrague multidisco que ajusta continuamente y en milisegundos la distribución ideal del par entre los dos ejes. Lo hace de forma totalmente variable en función de las circunstancias, desde 0% hasta 100%. El resultado es una tracción extraordinaria en cualquier condición meteorológica y sobre cualquier superficie. Este sistema aumenta la aceleración lateral y la estabilidad y reduce las reacciones que se producen con los cambios de carga.

Los modelos e-tron incorporan un motor eléctrico en el eje delantero y otro en el trasero. En las versiones S por primera vez se utilizan tres motores eléctricos en un modelo de producción en serie, dos de ellos en el eje trasero. En este caso, la vectorización eléctrica del par entre las dos ruedas traseras optimiza la agilidad y la tracción, aumentando así la velocidad del paso por curva.

La conexión entre los ejes delantero y trasero, y entre las dos ruedas traseras en el caso de la gama S, se realiza sin conexión física, exclusivamente a través de funciones de software. Este sistema es cuatro veces más rápido que la vectorización de par convencional mediante conexiones mecánicas.

¿Qué sistemas y unidades de control intervienen en la vectorización eléctrica del par?

En la vectorización eléctrica del par intervienen las funciones del control electrónico de estabilización, la unidad de control del actuador, la electrónica de potencia y la plataforma electrónica del chasis, que es el verdadero cerebro de esta red.

 

Cómo influye el conductor en el funcionamiento de la tracción quattro eléctrica

El conductor tiene dos maneras de adaptar el funcionamiento de la tracción quattro:

  • Con el sistema de conducción dinámica Audi Drive Select puede ajustar las prestaciones, la asistencia de la dirección y las características de conducción mediante diferentes perfiles (confort, eficiencia, deportividad) según las condiciones de la carretera y sus preferencias personales.
  • Fuera del asfalto, el sistema de control electrónico de estabilización (ESC) optimiza la tracción y el frenado, entre otros parámetros. También activa el sistema de asistencia al descenso de pendientes.

Visítanos en nuestros concesionarios oficiales Audi, Motorsol y Marzá, y descubre la gama eléctrica e-tron.