Atrás

50 años del Maserati Bora

50 años del Maserati Bora

Acaban de cumplirse 50 años de la presentación del Maserati Bora en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra el 11 de marzo de 1971. Con esta excusa, hoy queremos recordar este deportivo pionero que fue el primer Maserati de calle con un motor montado en posición central trasera, una configuración heredada directamente de las últimas innovaciones creadas para los coches de la Fórmula 1 en los años anteriores.

Esta revolucionaria posición del motor había sido introducida en la competición en 1961 por el Maserati Tipo 63, fue replicada décadas más tarde por el MC12 que compitió en el campeonato Gran Turismo de la FIA en los años 2004 y 2005 y es ahora una pieza clave del carácter del nuevo superdeportivo MC20, con el que Maserati inaugura una nueva era de su dilatada historia.

Un deportivo revolucionario

La exclusividad, la deportividad y la naturaleza única siempre han guiado las creaciones del fabricante de Maserati. Este fue el caso del Bora, que nació como un encargo de Maserati a Giorgetto Giugiaro, de Italdesign. La idea era crear un deportivo biplaza con el motor montado en la misma posición central trasera que los coches de Fórmula 1 llevaban algún tiempo utilizando. Además, se le exigieron las mejores prestaciones, diseño, comodidad y seguridad.

Para ello se utilizó el ya conocido motor V8 de 4.700 cc que ofrecía 310 CV a 6.000 rpm. En esta ocasión se montó longitudinalmente en un bastidor auxiliar instalado en el monocasco. Dos años más tarde el Bora empezó a fabricarse con un propulsor de 4.900 cc y 320 CV de potencia.

El Bora alcanzaba una velocidad máxima de 280 km/h y aseguraba un gran placer de conducción gracias a la excepcionalmente ágil respuesta del motor y su silencioso habitáculo.

Otras características técnicas e innovaciones distintivas fueron las suspensiones independientes en todas las ruedas, que se introdujeron por primera vez en un Maserati;  los frenos de disco; el embrague en seco de disco único; la caja de cambios de 5 velocidades y los amortiguadores telescópicos.

El estilo de una época

Si el desarrollo de ingeniería del Bora llevaba el nombre de Giulio Alfieri, la aerodinámica y el diseño iban firmados por Giorgetto Giugiaro, quien creó un coupé de líneas simples y elegantes que le dieron al Maserati Bora una apariencia agresiva pero equilibrada cuyo atractivo perdura hasta nuestros días.

El enfoque era futurista, de formas fluidas y depuradas, con un morro bajo y afilado diseñado para cortar el aire como un cuchillo. La parrilla delantera se caracterizaba por dos salidas de aire rectangulares con el característico Tridente de Maserati en el centro. Por su parte, los innovadores faros retráctiles evitaban toda resistencia aerodinámica.

Los dos laterales, perfectamente lisos, estaban divididos en el centro por una fina moldura de goma negra, mientras que la parte trasera terminaba en una cola truncada y un diferencial sobresalía en el eje trasero.

El Maserati Bora marcó tendencia con su carácter rockero típico de los años 70. Entre 1971 y 1978 se fabricó una producción total de 564 unidades que siguen siendo extremadamente populares y codiciadas entre los entusiastas de los deportivos clásicos.

Si quieres conocer todas las novedades de Maserati, visítanos en nuestros concesionarios oficiales Cars Gallery y te mantendremos informado.